www.mujeresespanolas.com.ar

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Mujer y Violencia Novedades Ciudades amigables para las mujeres

Ciudades amigables para las mujeres

E-mail Imprimir PDF


 "La violencia contra las mujeres no es sólo nacional, sino que también sucede en las calles. No tener el derecho de sentirse seguro en una plaza de la ciudad o en una parada de autobús sin que nadie moleste, eso es También la violencia ".
Este "descubrimiento", como ella lo llamaba, fue descrito a IPS por Ofelia Retamoso, que vive en Rosario, a 300 km al noroeste de Buenos Aires, Argentina.

Rosario es una de las ciudades de América Latina que participan en el programa regional "Ciudades sin violencia contra las mujeres, ciudades seguras para todos".

Las mujeres como Retamoso consideran violencia de género a silbidos y señas agresivas con frecuencia que son típicos en los espacios públicos en la Argentina, como en las plazas, calles, paradas de autobús, autobuses, escuelas y hospitales .

El nerviosismo o incluso miedo a sufrir hostigamiento en la calle, aún entre las mujeres jóvenes, impide que las mujeres se mueven libremente, obstaculizando su desarrollo personal, en términos de estudios, trabajo o recreación, provocando un aislamiento.

Las mujeres que tomaron parte en el programa participan junto con los gobiernos locales en las acciones para combatir este fenómeno, garantizar la igualdad de acceso a los espacios públicos, y ayudar a diseñar y construir ciudades que sean más seguras para todos.

El programa está patrocinado por las Naciones Unidas para el Desarrollo para la Mujer (UNIFEM) con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) y coordinado por la Red Mujer y Hábitat de América Latina y el Caribe (Redmujer), con sede en Argentina.

"El objetivo es ayudar a las mujeres a ejercer sus derechos, a fin de reducir la violencia que nos enfrentamos en las ciudades, tanto en el ámbito público como privado" la arquitecta Prof. Liliana Rainero, coordinadora de Redmujer, dijo a IPS.

Rosario, la tecer ciudad más grande de Argentina, el proyecto se está llevando a cabo en las zonas urbanas de Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala y Perú.

"El proyecto se basa en una evaluación que demuestra que la seguridad de las políticas públicas en América Latina no tienen en cuenta la violencia contra la mujer, porque no es entendida claramente por los gobiernos o la sociedad civil", dijo.

De acuerdo con UNIFEM, una de cada tres mujeres en América Latina es abusado en algún momento de su vida, la violencia de género causa más muertes y lesiones entre las mujeres de 15 a  44 años que el cáncer, la malaria, accidentes de tránsito y la guerra.

El programa tiene varias líneas de acción estratégicas,  explicó Rainero. En primer lugar, se busca generar conocimiento sobre la violencia de género en las ciudades, como una extensión de la violencia contra la mujer en la esfera doméstica.

Otro foco es la formación y la sensibilización sobre el tema entre las mujeres, los jóvenes y la policía. Además, las estrategias específicas son desarrolladas  para lograr cambios concretos en la manera en que las ciudades son diseñadas.

Debates entre expertos y de las organizaciones de mujeres en los distintos países están ayudando a difundir la idea de que "los espacios públicos pueden favorecer o se presentan como obstáculos a la coexistencia pacífica entre hombres y mujeres", dijo Rainero.

"La planificación no debe ser de dominio exclusivo de los expertos",  quien agregó que las mujeres a nivel de base deben expresar sus temores y necesidades, con el fin de hacer cambios y crear espacios públicos propios.

En Rosario, Retamoso, un miembro de la Red Lazos de Mujeres por Nuestros Derechos, dijo que en sus barrio las plazas o lugares abiertos  de la ciudad se habían convertido en el territorio de grupos de jóvenes consumidores de drogas y las mujeres evitan estas áreas.

Sin embargo, con el apoyo del gobierno de la ciudad, las plazas, han sido adecuadas  a lugares protegidos para mujeres y niños. Han sido rediseñadas, con zonas de recreo para los niños con mesas cercanas y bancos, canchas de fútbol y mejor alumbrado público.

"Lo bueno fue que pintamos murales, todos juntos - las mujeres de nuestra organización, los residentes locales que dejaron de tener miedo, los jóvenes que se reúnen en las plazas y los niños " dijo Retamoso.

En Suba, un barrio en Bogotá, Colombia donde la violencia de género es un problema serio, el programa trabajó con las mujeres locales, que recomienda la esgrima en terrenos baldíos y el alumbrado público a lo largo de las calles y sobre todo en las paradas de autobús.

"Ni en casa ni en la calle" es uno de los lemas utilizados en la campaña de barrio para combatir la violencia contra la mujer.

Uno de los aspectos más eficaces del programa Suba, es la participación del sistema de transporte. Muchas mujeres se quejaron de que habían sido objeto de acoso en el Transmilenio, bus de sistema moderno de Bogotá, donde los hombres suelen aprovechar la aglomeración para presionar contra las mujeres.

Posters presentados en las paradas de bus muestran a un hombre empujando contra una mujer, en un círculo rojo con una línea por el medio. El epígrafe "No queremos  este apoyo", utiliza un juego de palabras en el que: "apoyo" o "apoyo" en español se refiere también a la práctica de los hombres apoyado contra la mujer.

Actrices y actores también participaron en la campaña, en calidad de escenas en los autobuses para crear conciencia sobre el acoso de género que las mujeres sufren con frecuencia en el sistema de transporte público.

En Chile, el programa se está ejecutando en 200 barrios de diferentes ciudades, y la organización local que está coordinando firmó un convenio con el Ministerio de Vivienda para apoyar el esfuerzo.

Gracias a ese acuerdo, la perspectiva de género se incorporó en 2008 al programa de actualización de la vivienda lanzado por el entonces presidente Michelle Bachelet (2006-2010) llamado "Quiero Mi Barrio" (Amo a mi vecindad).

Además de las ciudades en los siete países que participan en el programa, otras zonas urbanas "se han inspirado en él" para llevar a cabo sus propios esfuerzos,  dijo Rainero.

Un ejemplo es una iniciativa en contra de " la violencia machista" en el transporte público en la ciudad de México, promovido por el gobierno de la Mujer del Instituto. "Es una experiencia muy rica y no sólo se  aprobó nuestra propuesta, sino también aprendimos de ellos".

Otras ciudades en el Mercosur (Mercado Común del Sur) bloque comercial, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, también están trabajando para lograr Ciudades amigas de la mujer a través de la Red de Mercociudades .

"La perspectiva de género solía incluir cuestiones  de la salud, la educación o la violencia doméstica. Pero ahora se ha ampliado a un enfoque sobre los derechos de las mujeres a un acceso seguro a las ciudades y sus servicios", concluyó Rainero.

Marcela Valente

ROSARIO, Argentina, May 25, 2010 (IPS) 

Fuente: http://www.ipsnews.net/news.asp?idnews=51573#idiomas  En Inglés

 

 
Banner

Calendario de eventos

<<  Marzo 2017  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  3  4  5
  6  7  8  9101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Navegación rápida

Banner
Banner
Banner
Banner

Banner

Acceso

Portal de la Ciudadanía Española en el Exterior

BOE 10 de Marzo 2009
Real Decreto 245/2009, de 27 de febrero, por el que se modifica el Real Decreto 230/2008, de 15 de febrero, que regula el Consejo General de la ciudadanía española en el exterior.
Estatuto
de la ciudadanía española en el exterior
Portal de la Ciudadanía Española en el Exterior
Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración
Banner
Banner

Noticias destacadas

El  47 por ciento de las empresas argentinas no tiene a ninguna mujer ocupando cargos gerenciales.
Del resto, 29 por ciento posee a una mujer en la alta dirección; 12 por ciento a dos; e igual cifra a tres o más.