www.mujeresespanolas.com.ar

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Mujer y Trabajo Novedades Tres jóvenes mujeres que vigilan los límites del Mar Argentino

Tres jóvenes mujeres que vigilan los límites del Mar Argentino

E-mail Imprimir PDF

 Son las primeras en formar parte de la tripulación de un guardacostas de la Prefectura
Sólo se oye el ruido de las olas. No hay nada más que una inmensa masa de agua alrededor. Atrás quedó la ciudad de Buenos Aires, junto a sus familias y amigos. Y, a pesar de lo difícil que será soportar la distancia y la incomunicación durante los próximos 24 días, ellas sonríen y se aventuran mar adentro.
Tienen entre 20 y 30 años y el orgullo de ser las pioneras en su ámbito. 
María Fernanda Ucciani, Eliana Vanesa Argüello y Mirtha Gabriela González, son las primeras mujeres en formar parte de la tripulación de un guardacostas de la Prefectura Naval Argentina (PNA), fuerza de seguridad que este año festeja también su Bicentenario. La presencia de mujeres en este contexto rompe con casi 200 años de tradición.
En uno de los patrullajes por la zona económica exclusiva argentina (ZEEA), en el límite de las 200 millas, La Nacion acompañó durante ocho días a las nuevas tripulantes a bordo del guardacostas GC24 Mantilla, buque insignia y escuela de la PNA.
Lo que antes era terreno exclusivo de hombres, hoy es un nuevo espacio para el personal femenino de esta fuerza de seguridad policial, que fue la última en incorporar mujeres.
"Al principio a los hombres les resultaba chocante, sobre todo el hecho de que una tenga un cargo superior a ellos", cuenta la oficial auxiliar Argüello, de 28 años. "Pero se están adaptando. Sobre todo acá [a bordo del Mantilla], porque tenemos que convivir casi un mes y no hay a dónde escapar", explica, entre risas, la joven. Entre tanto, el oleaje golpea suavemente la banda de estribor. A través del ojo de buey se ve por momentos el agua, por momentos el cielo gris. Se avecina una tormenta.

Con una tripulación de casi cincuenta personas, el Mantilla patrulla durante 24 días el límite de la ZEEA, desde el puerto de Buenos Aires hacia el sur del país. Su misión principal es asegurarse de que ningún barco pesque ilegalmente dentro de las 200 millas. Además, están alertas ante cualquier emergencia en la que puedan colaborar.
"Lo único que no me gusta es que no tenemos comunicación con tierra", dice Ucciani, de 26 años, oficial auxiliar. Ella dejó en Buenos Aires a su marido y espera con ansias el momento en el que el barco se acerque a puerto para tener señal en su celular.
"Lo bueno es que no hay que cocinar, ni planchar ni lavar los platos", agrega, con mucha satisfacción. Es que en el Mantilla, el trabajo en la cocina está a cargo de tres hombres: dos mozos, uno de ellos es enfermero, y el hombre que, a bordo, es considerado el más importante después del capitán: José Gónzález, que no sólo es cocinero sino maestro panadero.
"Somos mujeres, y no abandonamos nuestro rol, pero en el barco la cocina no nos toca a nosotras, afortunadamente", bromea Ucciani. Desde la cubierta inferior se siente el olor a pan casero recién horneado. Se acerca la hora de la merienda.
Si bien no se sienten discriminadas, reconocen que algunos superiores las tratan con más contención que a los hombres. "Es inevitable, pero preferiríamos que no fuera así, porque queremos igualdad en todo", explica Argüello.
Para el capitán del Mantilla, el prefecto principal Fernando Gustavo Santucci, contar con personal femenino en su tripulación es un orgullo. "Las mujeres son muy profesionales y, sobre todo, se sienten a gusto", relata el comandante del buque.
Conquista y sacrificio
"Estar acá implica un sacrificio: ser madre no es compatible con la navegación. Por eso, por ahora, no planeo tener hijos", dice Ucciani.
Poco tiempo antes de zarpar, la cuarta tripulante femenina tuvo que ser dada de baja porque se enteró de que estaba embarazada. La normativa de la PNA establece que las mujeres que son madres no pueden participar de estas navegaciones, aunque sí pueden ocupar cargos en otros destinos de la institución.
"El día en que decida ser madre, seguramente cambiaré de profesión", dice González, la cabo segundo de sólo 21 años.
Además de la maternidad, hay otros aspectos que estas mujeres deben tener en cuenta. En la PNA hay un reglamento que establece que las mujeres no deben usar excesivo maquillaje ni aros ni colgantes. Después de un mes de navegación, al alternar entre el overol y el uniforme arena, Ucciani se vino preparada: "Me traje una valija enorme llena de ropa para cuando bajemos en Puerto Madryn", dice, y hace un cálculo de cuántos días faltan para ese breve paso por tierra firme: una semana.
"Esperamos poder seguir haciendo estos viajes por muchos años más", dice Argüello, mientras sus compañeras asienten, orgullosas de estar conquistando este novedoso terreno.


 
Banner

Calendario de eventos

<<  Mayo 2017  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
  1  2  3  4  5  6  7
  8  91011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Navegación rápida

Banner
Banner

Banner

Acceso

Portal de la Ciudadanía Española en el Exterior

BOE 10 de Marzo 2009
Real Decreto 245/2009, de 27 de febrero, por el que se modifica el Real Decreto 230/2008, de 15 de febrero, que regula el Consejo General de la ciudadanía española en el exterior.
Estatuto
de la ciudadanía española en el exterior
Portal de la Ciudadanía Española en el Exterior
Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración
Banner
Banner

Noticias destacadas

Cada año dos millones y medio de personas -el 98 por ciento de las mismas son mujeres y niñas- son captadas, desplazadas y explotadas sexualmente en todo el mundo.