www.mujeresespanolas.com.ar

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Mujer e Igualdad Novedades Mujeres de Barcelona - Las mujeres de hoy reivindican el papel de sus precursoras en la lucha por la igualdad

Mujeres de Barcelona - Las mujeres de hoy reivindican el papel de sus precursoras en la lucha por la igualdad

E-mail Imprimir PDF
 Memoria es una palabra de género femenino, pero de proceder masculino. La crónica de Barcelona recoge multitud de hechos remarcables de los hombres de la ciudad, pero olvida, o anota marginalmente, lo que hicieron sus mujeres, cuyos logros no fueron menores a sus coetáneas de otras latitudes. Aquí, por ejemplo, se licenciaron las primeras mujeres en Medicina en España, y ejerció en los años veinte una mujer como abogada. En la urbe destacaron periodistas, pedagogas, sindicalistas y políticas. Sus historias son recuperadas ahora por otras mujeres y por la iniciativa de dar preferencia a sus nombres en el nomenclátor barcelonés.

Personas como la historiadora Isabel Segura, autora de la obra Dones de l´Eixample, donde se recogen las vicisitudes de muchas mujeres cuya aportación ha sido capital. "El papel de las mujeres en el desarrollo de la ciudad está poco valorado, se le ha dado poca relevancia", indica Segura. "Y eso que han participado en distintos ámbitos: en mantener la vida cotidiana y en proyectos políticos. Propusieron modelos de ciudad que no eran hegemónicos. Siempre nos fijamos en las de fuera, pero viendo las de aquí nos damos cuenta de su importancia. Por ejemplo, en Barcelona se creó la primera biblioteca para mujeres de toda Europa, la Bonnemaison". 

Esta institución ha cumplido ahora un siglo de presencia ciudadana, aunque mucho antes ya hallamos el rastro de mujeres remarcables, recuperadas por la misma Isabel Segura en otra obra, Guia de dones de Barcelona.Por ejemplo, en la ciudad medieval, en la calle de la Flor del Lliri, se ubicó la primera agencia de amas de cría, que era prácticamente una extensión del famoso hostal de la Flor del Lliri, donde se alojaban las que venían de fuera de la villa en busca de ocupación. En el Call, en 1333, adquirieron renombre cuatro mujeres que ejercieron con destreza la medicina. Las cuatro eran judías y respondían a los nombres de Francesca, Ceti, Floreta Canosa y Bellaire. Curiosamente, las tres últimas se casaron con hombres de igual apellido: Gallipapa. 

Hubo que esperar muchos años para que otras mujeres adquirieran relevancia en las artes de Galeno. Era 1874 cuando entraba en la facultad de Medicina de la ciudad Dolors Aleu i Riera, y hay que decir que no fue, precisamente, un tránsito pacífico. Aleu fue la primera endoctorarse, aunque en los mismos meses cursaron Medicina otras dos mujeres, Elena Maseras (la primera en acabar la carrera) y Martina Castells. Todas precisaron de una autorización especial para poder estudiar, y Dolors, para evitar incidentes, se hizo acompañar por dos policías para acceder a las aulas. Puede parecer exagerado, pero véase lo que publicó en 1878 El Siglo Médico respecto a la posibilidad de que hubiera doctoras: "Desearía que las jóvenes, muchachas o jamonas que se dedican a tan noble profesión se hicieran cargo (...) de si su pudor les consentiría continuar los estudios y luego llevar a cabo su cometido (...) Mucho trabajo costaría a las alumnas de medicina familiarizarse con los cadáveres en las salas de disección, y luego irse a casa a cumplir sus labores (...) con los rebordes de las uñas teñidas de sangre y algunos miasmas en las narices". El hecho de que Dolors Aleu obtuviera la licenciatura en Medicina fue noticia en La Vanguardia, que lo publicó el 21 de abril de 1882. El 13 de octubre de ese mismo año, La Vanguardia también afirmaba que recibía el último de los grados académicos y que era "la primera doctora de España". Según la prensa, sacó sobresaliente en todas las asignaturas. 

Su familia contó que su determinación no cuajó yque a sus nietas no las dejaron estudiar más que idiomas, mecanografía o secretariado. Ella, durante 25 años, compaginó una consulta privada (ubicada en la rambla Catalunya y especializada en enfermedades de las mujeres y niños) con su desempeño en la Casa de la Caritat. Menos suerte tuvieron otras dos mujeres catalanas que se licenciaron en Medicina en la misma época: Elena Maseras yMartina Castells. Ambas fallecieron jóvenes. En los primeros años del siglo XX se vivió especialmente la reivindicación de la educación para las mujeres. Fue en 1910 cuando se permitió explícitamente el acceso de las mujeres a la universidad, que era paralelo a la necesidad de incorporarse a profesiones que, hasta entonces, les estaban vetadas, simplemente por haber nacido mujeres. A partir de entonces, algunas pioneras abrieron nuevas puertas. 

En el expediente personal del Col·legi d'Advocats de Barcelona figura una solicitud firmada por Maria Soteras Mauri, de 21 años, quien el 29 de septiembre de 1927 pedía ser miembro de esta corporación. Ella fue la primera en Barcelona que lo hizo. En la misma carpeta se guardan los documentos que acreditan que se desempeñó en el turno de oficio. Nacida en Barcelona el 4dediciembre de 1905, hija del arquitecto Salvador Soteras y de Agustina Mauri, María tuvo una vida azarosa. En 1931 se casó con Antoni Vilalta, también letrado, hijo de un juez, afiliado a Esquerra Republicana y que tuvo una dilatada carrera política, esencialmente en el Ayuntamiento de Barcelona, donde fue primer teniente de alcalde y alcalde accidental. Tras la guerra tuvieron que exiliarse junto con su pequeña, Maruxa, y se instalaron finalmente en México. Allí fundó, con su esposo, una asociación de asistencia médica y social, La Médico Farmacéutica, embrión del posterior Instituto Mexicano de Seguridad Social. Tras venderse la empresa, volvió al ejercicio de la abogacía, y falleció en esta ciudad el 9 de marzo de 1976. Su hija es una destacada autora teatral que guarda su memoria y recuerda su trabajo en el país americano, y ha contado en un artículo publicado en El Excelsior que su madre pertenecía a una familia aristocrática y de tradición monárquica, pesea lo cual ella era de ideas liberales. En la casa familiar, en la Gran Via, estuvo Indalecio Prieto, pero durante la Guerra Civil fue incautada por la FAI, los muebles fueron lanzados por la ventana y los cuadros, destrozados a navajazos. 

Aleu y Soteras rompieron moldes con su paso por la universidad, pues a finales del XIXyprincipios del XX la instrucción que recibían ellas era muy distinta de la que podían tener ellos. Costura, plancha y cocina eran algunas de las prioridades. El Ayuntamiento de Barcelona abrió escuelas específicas en los albores del pasado siglo, como las Escoles Municipals del Tall o la Escola Municipal d'Oficis de la Dona. La Diputación fue adelantada en este aspecto, pues en 1881, en la calle de la Pietat, se abrió la Escola Professional de la Dona, que en los tiempos de la Mancomunitat añadió la moda a sus enseñanzas. Antes se ha citado la biblioteca Bonnemaison, abierta en 1909, el año de la Setmana Tràgica, un episodio dramático en el que las mujeres tuvieron un destacado papel; por ejemplo, en impedir el embarque de las tropas que debían ir a combatir a Marruecos. La fundadora, Francesca de Bonnemaison i Farriols (1872-1949), además de promocionar la lectura, posibilitó que las mujeres trabajadoras pudieran aprender patronaje, cocina, cálculo mercantil, dactilografía, gramática, taquigrafía y educación física. 

Barcelona ha sido la ciudad donde destacaron políticas y sindicalistas, como Federica Montseny o Teresa Mañé, pero es curiosa la historia de la primera concejal que se desempeñó en la plaza Sant Jaume. Fue María López de Sagredo, que llegó a la vida pública de la mano de la dictadura de Miguel Primo de Rivera. Paradójicamente, fue este militar quien impulsó la carrera política de mujeres, por populismo tal vez, pero fue en su etapa cuando se les concedió voto político, si bien únicamente a las solteras mayores de edad, pues las casadas expresándose podían causar disensiones en el seno del matrimonio. Primo de Rivera proyectó una Asamblea Nacional con 385 miembros, de los cuales trece eran mujeres. Entre ellas estaba María López de Sagredo, que constaba en la documentación de esta institución como "escritora". Además, López de Sagredo fue la primera mujer concejal del Ayuntamiento de Barcelona, designación recogida en La Vanguardia el 23 de marzo de 1926. El alcalde era, en esos días, Darius Rumeu i Freixa, el Baró de Viver, que fue uno de los promotores de la Exposición Universal de 1929. María López de Sagredo falleció en Hondarribia el 28 de marzo de 1953. 

Uno de los aspectos más curiosos recogidos por Isabel Segura en Dones de l´Eixample es el papel de la mujer en la arquitectura modernista. "Estuvieron implicadas en un nuevo lenguaje arquitectónico", declaró Segura. Lo hicieron financiando algunos de los edificios emblemáticos de la ciudad. Según esta historiadora, entre un 30 y un 40 por ciento de las casas modernistas fueron sufragadas por ellas. 

Por ejemplo, el 8 de enero de 1904, Àngela Brutau, en nombre de sus hijas, pidió permiso para edificar tres casas en la Diagonal, levantadas en 1905, como un solo bloque, por Puig i Cadafalch, y que hoy es uno de los puntos de referencia del Eixample: la casa de las Punxes. 

Más curiosa aún es la historia de Roser Segimon i Artells, nacida en Reus el 2 de octubre de 1870. Muy joven se casó con un hombre que le superaba ampliamente en edad, Josep Guardiola, un indiano que amasó una importante fortuna en Guatemala. Al fallecer en 1901, su dinero pasó a su viuda, quien contrajo segundas nupcias con Pere Milà i Camps, un bon vivant a quien conoció en un balneario. Ella firmó el expediente para que Gaudí pudiera construir la Pedrera, y de hecho se cree que era ella quien contrató al arquitecto y confió en él. Luego también financió la plaza de toros Monumental. 

Las mujeres de Barcelona fueron pioneras en incorporarse a profesiones como la medicina, la abogacía o se prestaron a financiar nuevas corrientes arquitectónicas, como el modernismo. Otras más humildes económicamente definen el drama de la emigración, como Dosinda Fernández, nacida en una pequeña aldea de Lugo y llegada a Barcelona a los 17 años, pues su tía era ama de cría en la casa de un médico. Luego, tuvo que llevar a sus hijas a la prisión del Dueso, en Santander, para ver a su marido y padre, detenido a consecuencia de la guerra. Todas ellas contribuyeron a construir una ciudad, Barcelona, y otras mujeres quieren recuperar ahora la memoria de las que les precedieron en otros tiempos difíciles para ellas.


SANTIAGO TARÍN | Barcelona | 22/02/2010


 
Banner

Calendario de eventos

<<  Febrero 2017  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  3  4  5
  6  7  8  9101112
13141516171819
20212223242526
2728     

Navegación rápida


Banner

Acceso

Portal de la Ciudadanía Española en el Exterior

BOE 10 de Marzo 2009
Real Decreto 245/2009, de 27 de febrero, por el que se modifica el Real Decreto 230/2008, de 15 de febrero, que regula el Consejo General de la ciudadanía española en el exterior.
Estatuto
de la ciudadanía española en el exterior
Portal de la Ciudadanía Española en el Exterior
Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración
Banner

Noticias destacadas

En la Argentina, los medios de comunicación han informado sobre 172 mujeres asesinadas en el último año, por sus parejas o ex parejas, es un problema social muy grave que debemos solucionar entre todos.
Otra vida es posible, tenemos derecho a una vida sin violencia.
Campaña Argentina por la equidad de género y contra la violencia
Consejo Nacional de la Mujer