www.mujeresespanolas.com.ar

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Mujer y Violencia Novedades La campaña que falta para prevenir la violencia contra la mujer

La campaña que falta para prevenir la violencia contra la mujer

E-mail Imprimir PDF


La violencia contra las mujeres es una epidemia. Una de cada tres mujeres en América Latina y el Caribe es víctima de violencia física o sexual por parte de su pareja (OMS, 2013), y cuatro de cada 10 asesinatos a mujeres en la región son ocasionados por su pareja o un familiar (UNODC, 2013). Es común hablar del tema en foros especializados, y entre “los mismos de siempre”: sobrevivientes y familiares, quienes trabajan en prevención y atención, y quienes sienten empatía y se solidarizan.

Sin embargo, ¿cómo atraer la atención de grupos más amplios y hacer de la violencia contra las mujeres un tema visible y prioritario para la población en general?

En lo que va del año han surgido campañas, que por su originalidad, e incluso crudeza y honestidad, han ganado amplio reconocimiento en el competido mundo de las redes sociales.

En Estados Unidos, durante el Super Bowl, un comercial de NoMore.org  muestra imágenes de una casa y la voz de una mujer que llama al 911 para pedir auxilio pretendiendo pedir una pizza. El policía termina por entender el llamado enmascarado de socorro. Una semana más tarde, durante los Grammy´s, el Presidente Obama envió un mensaje contundente para detener la violencia contra las mujeres, seguido del testimonio de Brooke Axtell, sobreviviente y activista, y de la interpretación de Katty Perry, en el marco de la campaña “It’s on Us” promovida por la Casa Blanca para prevenir el abuso sexual.

Como respuesta al brutal asesinato de la joven estudiante de 20 años Ozgecan Asian, quien se resistió a un intento de violación en Turquía, miles de hombres se unieron a marchas de mujeres, vestidos de minifaldas. Las fotos se volvieron virales, contribuyendo a atraer la atención y alimentar el diálogo sobre la violencia contra las mujeres en el país.

Aprovechando la polémica sobre el color del vestido de rayas, que inundó las redes sociales por varios días, Salvation Army ideó una campaña para llamar la atención sobre la violencia contra las mujeres en Sudáfrica. En ella, aparece una mujer con un vestido de rayas blancas y doradas y se lee la frase con doble sentido: “¿Por qué es tan difícil ver el negro y el azul? la única ilusión es pensar que fue su elección… hay que parar el abuso contra las mujeres”.

Los creativos la agencia WCRS para Women´s Aid en Londres montaron una valla publicitaria en donde aparece una mujer golpeada. Unos sensores de reconocimiento facial captan la mirada de los transeúntes y entre más personas miran a la mujer, más rápidamente desaparecen sus golpes.

Estas campañas muestran que la violencia contra las mujeres es inaceptable e injustificable. Además de dirigirse a víctimas y  agresores, los mensajes van también al público en general, que no puede seguir siendo indiferente a un tema que es asunto de todos.

Pero, ¿por qué es un asunto de todos?

Por un lado, la violencia que se produce en el hogar no sólo afecta a las mujeres bajo la forma de agresiones físicas, sexuales, emocionales y económicas (que ya de por sí es razón suficiente para convertirla en un asunto de interés general) sino a toda la familia. Los niños y niñas testigos de violencia en sus hogares presentan bajo desempeño escolar y alto riesgo de consumo de drogas y alcohol en la adolescencia así como poca estabilidad y bajo desempeño laboral en la adultez. También tienen mayores probabilidades de convertirse en agresores y víctimas en sus propios hogares al crecer. Es así como la violencia contra las mujeres es un factor predictor de violencia futura en el hogar, lo que a su vez contribuye a perpetuar el ciclo de la violencia en la sociedad.

Por otro lado,  la violencia contra las mujeres se presenta también en espacios públicos (bus, metro, plazas y parques, calles, lugares de trabajo, estudio y recreación) y bajo diversas formas como el acoso y la agresión sexual y física, por nombrar algunas. Puede incluso llegar a manifestarse al momento de presentar denuncias ante las autoridades de policía y justicia, donde muchas mujeres son revictimizadas.

Vivir con miedo constante de ser víctimas impide el acceso a derechos y oportunidades en el ámbito privado y público y es una barrera para el desarrollo de la mitad de la población mundial. Adicionalmente, la violencia contra las mujeres genera costos que se calculan entre el 1.6 por ciento y 3.7 por ciento del PIB (BM, 2014), lo cual en algunos países corresponde a la inversión en áreas como educación.

Si bien estas campañas avanzan en llamar la atención sobre la ocurrencia de la violencia contra las mujeres, sería interesante que una generación posterior de campañas lograra desencadenar reflexiones que pasen de “la violencia existe, debe parar y hay que denunciar y/o ayudar a las víctimas” a “¿por qué está ocurriendo la violencia contra las mujeres y qué podemos hacer para reducirla y/o evitarla?”. Porque definitivamente la violencia contra las mujeres es una epidemia…y como tal, se puede prevenir.

18 MAR 2015

Fuente: http://blogs.iadb.org/sinmiedos/2015/03/18/la-campana-que-falta-para-prevenir-la-violencia-contra-la-mujer/

 
Banner

Calendario de eventos

<<  Marzo 2017  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  3  4  5
  6  7  8  9101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Navegación rápida

Banner
Banner
Banner
Banner

Banner

Acceso

Portal de la Ciudadanía Española en el Exterior

BOE 10 de Marzo 2009
Real Decreto 245/2009, de 27 de febrero, por el que se modifica el Real Decreto 230/2008, de 15 de febrero, que regula el Consejo General de la ciudadanía española en el exterior.
Estatuto
de la ciudadanía española en el exterior
Portal de la Ciudadanía Española en el Exterior
Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración
Banner
Banner

Noticias destacadas

El  47 por ciento de las empresas argentinas no tiene a ninguna mujer ocupando cargos gerenciales.
Del resto, 29 por ciento posee a una mujer en la alta dirección; 12 por ciento a dos; e igual cifra a tres o más.