www.mujeresespanolas.com.ar

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Mujer y Voluntariado Novedades Hacer cosas buenas por el mundo…de manera efectiva

Hacer cosas buenas por el mundo…de manera efectiva

E-mail Imprimir PDF

 


Es el momento de que el sector del “sentirse-bien” incremente seriamente su impacto y lo maximice
Por Andrea Abel (Co-Fundadora, International Policy Research & Evaluation Group)
Seamos sinceros, cuando se trata de carreras vocacionales, de tiempo y de energía puesta en el sector de las organizaciones sin ánimo de lucro, las mujeres somos pioneras. Por ejemplo, en los Estados Unidos, el 73% de toda la plantilla no lucrativa son mujeres.

Pero cuando se trata de eficiencia y efectividad, este sector se queda muy rezagado respecto al sector privado tradicionalmente dominado por los hombres. Durante años, el estereotipo de estas organizaciones que operaban en el sector ha sido “tengo-un-buen-corazón pero estoy-en-una-cultura-pasota”, en las que la gente daba dinero más por sentirse bien que por hacer bien.

Quizás porque soy competitiva por naturaleza, pero hasta donde yo sé, nadie pone al bebé en la esquina. Es el momento para nuestro sector del “sentirse-bien” de incrementar seriamente su impacto y maximizar su rendimiento. No estamos aquí para hacerte sentir bien porque das tu dinero a una causa social, estamos aquí para hacer algo realmente bueno.

Maximizar el impacto supone un coste inicial considerable, aparte de la dificultad que implica. Mientras que en el sector privado hay una serie de acuerdos generales sobre finanzas y operaciones fundamentales que dan un criterio para los resultados y las responsabilidades, y son relativamente sencillas de medir, en el sector no-lucrativo las cosas no funcionan así. Por ejemplo, es necesario pero no suficiente saber qué cantidad del dinero de las donaciones van a ir a programas en vez de a operaciones. Si los programas a los cuales va destinado el dinero resultan ser inefectivos, ¿qué sentido tiene que el 98% del balance de financiación vayan destinados a ese programa y sólo el 2% vaya destinado a operaciones?

 

Ahora mismo, demasiado a menudo, lo que se cuenta o mide como programa de impacto guarda poca relación con un programa de impacto real, con el énfasis puesto en valores que se pueden medir fácilmente asociados a las entradas y salidas de dinero. El criterio para la medida de impacto, sin embargo, deberían ser los resultados*. Muchas fundaciones sin ánimo de lucro y organizaciones no gubernamentales son reacias a comprometerse con programas de evaluación basados en resultados porque temen malos resultados si miden su impacto, lo que podría hacer que los donantes salieran corriendo en dirección opuesta. Las evaluaciones, por el sólo hecho de evaluar, pueden ser un ejercicio académico interesante que verifica la responsabilidad, pero desde la perspectiva de una organización, el impacto de una evaluación es muy importante y muy útil cuando se usa como herramienta de aprendizaje. No hay nada que temer si enfrentas una evaluación de programa con el objetivo de tratar de alcanzar los objetivos de tu programa de la mejor manera que sabes. Si el objetivo es saber si tus programas están funcionando o si no lo están el porqué no, cómo hacerlos mejorar; entonces, deberías considerarte un visionario que no tiene miedo a conocer y que sabe que los programas no pueden ser perfectos a la primera.

¿Qué impacto está teniendo tu programa? Ésta es la pregunta que debe contestarse en una evaluación. ¿Cuáles son los obstáculos que estás encontrando en la realización de tus objetivos y cómo superarlos? Estas son las preguntas que debes plantear para lograr maximizar el impacto. En intentar hacer cosas buenas por el mundo, debemos tener el objetivo de hacer lo mejor dentro de nuestras posibilidades y habilidades. No deberíamos eludir nuestras responsabilidades para maximizar el impacto de los programas que estamos implementando. Y no deberíamos ser inmunes a la responsabilidad.

* Digamos por ejemplo, que estás dirigiendo un programa en una ONG para desarmar, desmovilizar y reintegrar a jóvenes guerreros en sus comunidades tras una guerra civil. Decirle a tus donantes que has tenido un número de xx jóvenes en tu programa (un número importante de gastos) no dice mucho del efecto que ha tenido el “tratamiento” (el resultado del programa). ¿Aquellos que han participado en tu programa se han desarmado, desmovilizado y reintegrado mejor que los que no han participado?¿Están menos predispuestos a reincidir y volver a la lucha si las condiciones empeoran que aquellos que no han pasado por tu programa? Contestar estas preguntas, evaluarán el impacto real del programa por lo que se requiere una búsqueda meticulosa para diseñar la evaluación. Sí, es difícil, pero no imposible. Es vital para entender la eficacia de tu programa.

Sobre la blogger invitada: Andrea Abel es co-fundadora de IPRE Group. Tiene un doctorado en Ciencias Políticas por la Universidad de Stanford y es graduada de Ingeniería Espacial y Comercio, un Masters en Ingeniería de Investigación de Mecatrónica en la Universidad de Sydney. Recibió varios títulos por parte del Departamento de Ciencias Políticas de Stanford, el Gobierno de Australia y la Facultad de Ingeniería de Sydney. Síguela en Twitter @AAA_ipregroup.

20 de agosto de 2012

 

Fuente: http://www.ellas2.org/2012/08/20/hacer-cosas-buenas-por-el-mundode-manera-efectiva/

 

 
Banner

Calendario de eventos

<<  Febrero 2017  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
    1  2  3  4  5
  6  7  8  9101112
13141516171819
20212223242526
2728     

Navegación rápida


Banner

Acceso

Portal de la Ciudadanía Española en el Exterior

BOE 10 de Marzo 2009
Real Decreto 245/2009, de 27 de febrero, por el que se modifica el Real Decreto 230/2008, de 15 de febrero, que regula el Consejo General de la ciudadanía española en el exterior.
Estatuto
de la ciudadanía española en el exterior
Portal de la Ciudadanía Española en el Exterior
Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración
Banner

Noticias destacadas

Para ilustrar la extensión y gravedad del asunto, en América, el grupo de mujeres que tiene entre 15 y 44 años corre "más riesgo de morir a causa de la violencia de género" antes que "de cáncer, en un conflicto armado o por un accidente de tránsito".
Eleonor Faur, oficial de enlace del Fondo de Población de la ONU en Buenos Aires.