www.mujeresespanolas.com.ar

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Home Mujer y Trabajo Reflexiones Aquellos trabajos invisibles

Aquellos trabajos invisibles

E-mail Imprimir PDF
 Sólo en las últimas décadas, el empleo de las mujeres se ha incorporado a las estadísticas. La jornada sobre el 8 de Marzo celebrada en Ficoba hizo un recorrido por la historia de la producción femenina 
Añas, sirvientas, costureras, planchadoras, rederas, cerilleras, vendedoras, maestras, enfermeras, telefonistas...Arantza Pareja, historiadora y profesora de la UPV, nos hizo pensar en las mujeres que nos precedieron, durante su visita a Irun, con motivo de la celebración del 8 de Marzo.
 En la jornada sobre Mujer y empleo celebrada en Ficoba, estuvo acompañada por la delegada de Bienestar Social, Cristina Laborda y por la técnico de Bidasoa activa, Elena Urquijo, quien presentó un estudio realizado por la agencia de desarrollo.
'Las mujeres y el trabajo. Imágenes, realidad y actualidad' fue el título de la conferencia de Arantza Pareja, con la que recordamos a nuestras abuelas, madres, tías y a sus amigas y vecinas. Casi todas, se dedicaron en exclusiva a la crianza de los hijos y a las tareas domésticas. ¿O no? En sus documentos oficiales aparecían como amas de casa, pero sabemos que muchas de ellas trabajaron en el caserío o en el negocio familiar, cosieron para fuera, cuidaron niños ajenos o acudieron cada mañana a la fábrica o a la oficina.
La doble presencia
«El trabajo de la mujer no se ha visto reflejado en las estadísticas pero, en realidad, ha existido en todos los sectores», decía Arantza Pareja. «Uno de los problemas que encontramos los historiadores es la invisibilidad de las mujeres. Han estado en el mercado laboral y han hecho una aportación importante a la producción, pero para conocer la dimensión real de este trabajo, hay que acudir a otras fuentes históricas distintas a las estadísticas».
Sólo en las últimas décadas, cuando se empieza a producir la incorporación masiva de la mujer al mercado laboral, «se visibiliza, en gran parte, su aportación al trabajo productivo», añadió la historiadora, en una interesante intervención que tuvo como soporte visual una colección de fotografías de mujeres trabajadoras de los siglos XIX y XX.
En los últimos años, la tasa de actividad femenina «ha crecido mucho», continuó. «En Euskadi, en este momento, es del 58%. Pero sabemos que es imposible que, años atrás, las mujeres trabajaran tan poco fuera de casa. Lo que ocurría es que no se las contabilizaba. Ahora sigue pasando lo mismo con el trabajo sumergido, que es el 'favorito' de las mujeres».
Todos los sectores
Hoy por hoy, la historia sobre las mujeres trabajadoras es escasa. «Parece que no hemos estado nuca en la producción, ni en los movimientos asociativos y sindicales, ni en las huelgas. Nos queda mucho por recuperar, por saber qué dimensión tenía ese trabajo. Se habla de la doble presencia. Tenemos que estar en casa como si no tuviésemos trabajo y en el trabajo, como si no tuviésemos casa. Las mujeres siempre han estado en el mercado laboral, pero no se las ha visto».
A través de las imágenes, Arantza Pareja fue presentando a mujeres trabajadoras de todos los sectores productivos. «Han estado en los oficios artesanales, en los que se implicaba toda la familia. Han trabajado en el caserío y en la comercialización de sus productos. Iban al puerto, con las cestas, para recoger la pesca, vendían el pescado, lo limpiaban para las conserveras, desmallaban y cosían las redes...Nunca se han valorado estos trabajos, pero han sido muy importantes».
También han trabajado en la industria, sobre todo en Gipuzkoa, «donde las mujeres entraron pronto y de manera muy intensa. Ahí están las algodoneras de Lasarte y Bergara, las trabajadoras de Boinas Elósegui, las de la industria armera de Placencia, las cerilleras de Irun y las trabajadoras de Chocolates Elgorriaga y de Porcelanas Bidasoa».
En el sector servicios se emplearon las añas, sirvientas, costureras, lavanderas, planchadoras, «trabajos de muchas horas y mal pagados». Más tarde surgieron nuevos trabajos, «los llamados de cuello blanco. Las familias de clase media comenzaron a entender como aceptable que sus hijas trabajaran como mecanógrafas, enfermeras, telefonistas...»
Desde hace unas décadas, las mujeres van incorporándose a todas las ramas de la actividad productiva. «Hay igualdad formal, pero aún no se ha conseguido lo que desearíamos, sobre todo en el mundo laboral», prosiguió la historiadora. «Es muy viejo que la mujer gane un 25% menos que el hombre. Aunque hemos mejorado mucho, venimos de un modelo de sociedad generado con la industrialización, en el que había dos esferas difícilmente intercambiables. La sociedad postmoderna trata de desmontar ese modelo. Nos interesa ver qué es lo que se montó para saber cómo desmontarlo, porque los modelos fijos no valen para el siglo XIX».
Estudio del empleo
Elena Urquijo presentó a continuación el estudio Mujer y Empleo, de Bidasoa activa, en el que destaca «la potente incorporación de la mujer al mercado laboral en los últimos 25 años». Se ha pasado de tener una tasa de ocupación femenina del 17,3% (3.710 mujeres) en 1981 a una tasa de 55,9% (11.402 mujeres), en 2006. Sobresalen, igualmente, en el estudio «los datos del alto nivel de cualificación de las mujeres y su presencia cada vez mayor en todas las ramas de actividad».
La delegada de Bienestar Social, Cristina Laborda, reconoció que «todavía queda un largo camino por recorrer, si hablamos de temas como la precariedad, los contratos parciales, la brecha salarial y la disparidad en el tiempo dedicado a las tareas domésticas. Pero este año, en el que se cumple el centenario del 8 de marzo, es especialmente importante echar una mirada hacia atrás y evaluar qué pasos se han dado».
«Ningún país de la Unión Europea ha pegado semejante salto en tan poco tiempo, pero todavía hay mucho por lo que luchar y algunas cosas sobre las que hay que estar atentas», añadió Arantza Pareja.
Cristina Laborda cerró la jornada felicitando «a todas las mujeres que han hecho posible que lleguemos hasta aquí. Tendemos a un alto nivel de autoexigencia, pero también merecemos un reconocimiento por lo conseguido».
 
13.03.11 MARÍA JOSÉ ATIENZA | IRUN.
 
 
Banner

Calendario de eventos

<<  Mayo 2017  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
  1  2  3  4  5  6  7
  8  91011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Navegación rápida

Banner
Banner

Banner

Acceso

Portal de la Ciudadanía Española en el Exterior

BOE 10 de Marzo 2009
Real Decreto 245/2009, de 27 de febrero, por el que se modifica el Real Decreto 230/2008, de 15 de febrero, que regula el Consejo General de la ciudadanía española en el exterior.
Estatuto
de la ciudadanía española en el exterior
Portal de la Ciudadanía Española en el Exterior
Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración
Banner
Banner

Noticias destacadas

Violencia contra la mujer
"La violencia contra la mujer es quizás la más vergonzosa violación de los derechos humanos. No conoce límites geográficos, culturales o de riquezas. Mientras continúe, no podremos afirmar que hemos realmente avanzado hacia la igualdad, el desarrollo y la paz."
Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas